Frida Guerrera

UN ÁNGEL SIN LIBERTAD


LA COLUMNA ROTA/ VERÓNICA VILLALVAZO

Después de que en semanas pasadas diera la “Suprema Corte de Injusticias Nacional”; el fallo contra el hijo de Leticia Valdés Martell, dándole libertad a Magdalena García Soto, cómplice de pederastia; la desesperación atrapó una vez la de por sí ya maltrecha desilusión de esta mujer, perseguida, acosada, humillada desde que salió a dar voz a su pequeño hijo fue rematada por una descalificación degradante de un medio de comunicación nacional, que con lujo de falta de moral dio a conocer un documento falso de Oceánica y con el cual pretendió justificar la violación que sufrió el pequeño hijo de Lety hace ya cuatro años.

El dolor de una vez más ver perdida la esperanza de justicia; atrapada en la obscuridad que asusta más porque los lobos se mantienen cerca de ella abriendo sus fauces tratando con esto de amedrentarla, la hizo ratificar que no habrá justicia en el país donde se defiende a los criminales no a los inocentes.

Muchos han pensando en cómo callar al mensajero que en este caso es Leticia Valdés, la voz de su pequeño buscando justicia, han hecho todo denostándola, llamándola loca, alcohólica, drogadicta, vividora, sin embargo, ninguno de esos mezquinos seres, se ha puesto a pensar en todo el dolor que sufre el pequeño de Leticia.

La vida del pequeño al no entender lo que sucedía y el porqué le pasaba, dio un giro de esos que uno solo puede conocer viviendo en carne propia el infierno, el dolor de un pequeño ser que no logró, primero entender la humillación y el sufrimiento, el miedo de saber que no existía en un supuesto lugar seguro (su escuela) un adulto en quien confiar, que aquellos adultos que tenía cerca lo lastimaban y el no supo cómo hacerlo saber, fue su cuerpo, sus emociones, su llanto lo que dio la señal de alarma.

Tristemente para el pequeño todo cambió y nada es igual, sus derechos se terminaron con el dolor, con la muerte del alma, su libertad de expresión, de vivir, fue cortada, es un ángel encerrado; que parece nunca más podrá vivir libre, ni respirar, ni dejar de ser señalado por una supuesta “ALTA” sociedad que lo humilló pensando solo en el interés de los pederastas y su cómplice, y no en el pequeño.

L. no puede asistir al escuela, no puede manejar una de las principales necesidades que un pequeño tiene que es el de convivir con sus iguales, ninguna escuela es apta para él, y no por el miedo normal que cualquier madre tendría después de lo que le ha pasado a L. no. Leticia Valdés sabe de la importancia que tiene la integración del pequeño al mundo, sin embargo, cuando ha intentado ofrecerle una vida normal, el hostigamiento que ha vivido durante años se agudiza y ya no solo la amenazan a ella, amenazan con asesinar a su pequeño, “los accidentes existen y tu hijo puede sufrir alguno estando en la escuela”, amenazas que paralizan la vida del pequeño el cual ha tenido que ser recluido nuevamente al único lugar seguro que conoce, su casa.

Cuando Leticia a intentado inscribirlo a otras escuelas los y las directoras le hacen saber del miedo que les representa que el niño este en sus instituciones y nuevamente no por la madre de L. si no porque misteriosamente le hacen saber lo siguiente “ Me gustaría ayudarte Lety, pero tú sabes la gente es mala, yo sé perfectamente quienes son los y las maestras que aquí laboran pero nada me puede asegurar que alguna o alguno no caiga en la tentación y haga algo contra tu hijo, porque los amenacen o les paguen por dañarte más”.

Palabras que suenan lapidarias, y nuevamente Leticia tiene que mantener al pequeño con una maestra que le da clases particulares que ella ya no puede pagar, los juicios, el desgaste no solo ha sido emocional, también económico y la señora Valdés lo supo siempre que la batalla no sería sencilla, más aún cuando los involucrados eran los Franco Vargas, Ulises Ruiz, los “amigos de Yolanda León”, la misma ex Fiscal en Delitos Sexuales Aída Gómez Piñón ; quien le ofreció dinero para que se callara y no tuviera problemas con “Yola” y la cual también le hizo saber que era lo mejor vender el dolor de su pequeño, “Me expresa la Fiscal que está atada de manos, porque 'Yola' es muy influyente, tiene mucho dinero, se mueve en altas esferas del gobierno” .

Mucho ha padecido la madre del pequeño en este viacrucis buscando justicia por su pequeño, pero mucho también padeció y padece L. quien ahora vive encerrado en su casa, quien no puede tener un desarrollo óptimo como cualquier pequeño, porque a él le cortaron las alas cuando Hugo Constantino y Adán Salvador; lo violaron en aquel tan desvirtuado “Instituto San Felipe”.

Hoy L. tiene una pequeña oportunidad de vida; el Gobernador Gabino Cué, declaró hace unos días sobre el tema y subrayó que están pendientes las órdenes de aprensión contra Hugo Constantino y Adán Salvador, hoy la respuesta estatal es diferente, Gabino Cué para L. es la esperanza de regresarlo a la vida.

fridaguerrera@gmail.com




MEDIO CREADO POR PREMIO NACIONAL CARLOS MONTEMAYOR VERÓNICA VILLALVAZO, EL 1 DE JULIO DE 2007, EL CUAL SIGUE EN FUNCIONES SIN LA ADMINISTRACIÓN DE ELLA,PERO SI PENDIENTE DEL MEDIO Y DE LO QUE SE PUBLICA EL MEDIO FRIDAGUERRERA SIGUE EN LA DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS